fbpx

TU TRATAMIENTO DE BRUXISMO EN CHAMBERÍ

En la consulta de la Dra. Elena Berezo en Madrid   queremos ser el equipo de especialistas de confianza que te ayude a solucionar tu bruxismo para que te olvides de todas las molestias que te ocasiona. La Dra. Elena Berezo utiliza los medios y los materiales más avanzados y novedosos en Medicina Estética para realizar un correcto diagnóstico y que los resultados sean excelentes.

El bruxismo es uno de los problemas más frecuentes que tratamos en nuestra consulta de Medicina Estética en Madrid ya que puede producir fuertes dolores dentales y de cabeza y los pacientes acuden cuando ya han aparecido estas graves consecuencias y cuando la calidad de vida y de sueño del paciente se han visto afectadas.

 El bruxismo es una patología que afecta tanto a hombres como a mujeres de todas las edades sin embargo, es un problema poco y mal diagnosticado. Es importante informar al paciente de que el bruxismo tiene un tratamiento muy efectivo, sencillo y rápido gracias a los avances en Medicina Estética y que, en sólo unos minutos, puede olvidarse de los dolores de cabeza, cuello y espalda tan característicos de esta patología.

Es importante insistir en que el paciente debe recibir un correcto dignóstico a tiempo para prevenir futuras complicaciones como es el dolor crónico de cabeza, de cuello, de espalda o el desgaste del esmalte dental. Estas consecuencias son visibles a medio-largo plazo y por eso el paciente no suele acudir a tiempo al especialista, a pesar de que las complicaciones comienzan a aparecer desde los primeros días.

¿QUÉ ES EL BRUXISMO?

El bruxismo es el hábito involuntario e inconsciente que presentan algunas personas de apretar o rechinar los dientes sin ninguna finalidad funcional. Se produce por un exceso de actividad del sistema nervioso haciendo que los músculos de la mandíbula se contraigan de forma inconsciente.

Se suele manifestar a través de una contracción automática y continua de los músculos elevadores de la mandíbula los que nos permiten masticar, generalmente durante la noche mientras el paciente duerme, aunque también se puede producir durante el día cuando el paciente nota que está apretando los dientes de forma espontánea e inconsciente.

La contracción involuntaria de estos músculos puede clasificarse en bruxismo estático cuando el paciente aprieta los dientes superiores contra los inferiores sin movimiento, o bruxismo dinámico, cuando el paciente frota o rechina los dientes, generalmente durante la noche.

Realizar un diagnóstico precoz del bruxismo es fundamental. Es recomendable acudir a una cita con el especialista en Medicina Estética una o dos veces al año para hacer un recordatorio del tratamiento del bruxismo y así evitar que aparezcan las consecuencias derivadas del mismo. La prevención es el arma más poderosa de la Medicina Estética.

Para hacernos una idea de su gravedad, sabemos que una persona en un día normal puede rozar sus dientes una media de 30 segundos cada vez que habla o mastica. Un paciente bruxista puede llegar a rozar sus dientes durante aproximadamente 3.000 segundos, sólo durante la noche y de forma inconsciente.

 Ese exceso de actividad de los músculos de la masticación  hace que el paciente sufra importantes complicaciones que se manifiestan en forma de desgate del esmalte dental y graves dolores de cabeza, cuello y espalda que alteran y disminuyen la calidad de vida del paciente. Además, se produce un aumento del tamaño de la mandíbula haciendo que se vea más ancha y masculina.

El bruxismo afecta en mayor o menor medida a casi un 22% – 30% de la población a nivel mundial.

 

CONSECUENCIAS DEL BRUXISMO

Las consecuencias derivadas del bruxismo se pueden definir en base a su aparición a corto o a largo plazo.

A corto plazo
Se producen las consecuencias que más afectan a la calidad de vida del paciente, como son los dolores de cabeza, cuello, espalda y mandíbula. Incluso el paciente puede notar un dolor crónico que se irradia a los oídos.

A largo plazo
Con el paso del tiempo, las consecuencias a corto plazo se convierten en problemas crónicos que van a acompañar al paciente la mayor parte del día y que deteriora mucho la calidad de vida del paciente. Además, se hace visible el desgate del esmalte y la dentina que protegen al diente haciendo que éste se encuentre desprotegido y, en casos más graves, afectando a la articulación, el músculo y el hueso mandibular.

DIAGNÓSTICO DEL BRUXISMO

El diagnóstico del bruxismo se realiza a través de la detección de los episodios de contracción involuntaria de la mandíbula en dos momentos de la vida del paciente:

En casa: lo más frecuente es que la persona que comparta habitación con el paciente, ya sea su cónyuge o sus compañeros de piso, se de cuenta de que el paciente realiza un ruido con la boca, debido al roce involuntario que produce el bruxismo.

En la consulta del especialista en Medicina Estética: tras una correcta entrevista con el paciente y una exploración física del área mandibular, la Dra. Elena Berezo, especialista en Medicina Estética, es capaz de reconocer si el paciente sufre bruxismo o no para comenzar con el tratamiento lo antes posible y evitar futuras complicaciones.

El diagnóstico del bruxismo en Medicina Estética consiste en una adecuada entrevista con el paciente para conocer cuáles son sus hábitos de masticación, cuántos episodios diarios puede identificar el paciente en caso de que se produzcan durante el día, y, si también se producen durante la noche, cuánto afecta al sueño y a sus actividades del siguiente día. A continuación, se debe realiza una correcta exploración física de la mandíbula y las estructuras que intervienen en la masticación, como son la articulación, los músculos de la masticación y la forma en que el paciente realiza dicho movimiento.

El bruxismo se puede clasificar según el grado de afectación del paciente en grado I, grado II y grado III. A la hora de definir esta clasificación también debemos pensar en la gravedad de los síntomas que presenta el paciente, como los dolores de cabeza y cuello ya que nos guiará en el grado de afectación del paciente.

 Es importante recordar que, si detectamos este problema en cualquier persona de nuestro entorno familiar o social durante el día o mientras duerme, debemos informarle y animarle a que acuda a la consulta del especialista en Medicina Estética para realizar un correcto diagnóstico y un tratamiento preventivo, evitando así futuras complicaciones.

GRADOS DEL BRUXISMO

A la hora de realizar un diagnóstico de bruxismo, existen 3 grados de afectación que clasifican a esta patología y que debemos conocer: incipiente, establecido y poderoso.

BRUXISMO INCIPIENTE

Corresponde al grado I en la clasificación del bruxismo y hace referencia al hábito inicial de frotar o rechinar los dientes, que se produce de forma ocasional y por un corto periodo de tiempo. A menudo está causado por factores relacionados con el propio paciente que, al ser corregidos, llevan a su desaparición.

BRUXISMO ESTABLECIDO

Este tipo de bruxismo corresponde al grado II en la clasificación del bruxismo. Es un hábito establecido en la vida del paciente que empieza a producir síntomas notables como dolores de cabeza y cuello que sólo desaparecen cuando el paciente se vuelve consciente de que está frotando los dientes. En este grado de bruxismo comienza a aparecer la ansiedad en el paciente como factor desencadenante.

BRUXISMO PODEROSO

En este último tipo de bruxismo que corresponde al grado III, el hábito de frotar y rechinar los dientes se vuelve poderoso, constante y el paciente no lo puede controlar, aunque sea consciente de ello. Los síntomas son muy graves y el paciente debe acudir al dentista para valorar la integridad de las estructuras dentales.

¿CÓMO PUEDO RECONOCER LOS SÍNTOMAS?

Algunas personas con bruxismo no presentan molestias y no descubren que lo sufren hasta que algún familiar o amigo les avisa de que rechinan los dientes mientras duermen. También puede descubrirse en una revisión dental rutinaria debido al desgate del esmalte dental o del propio diente. Para poder diagnosticar el bruxismo un especialista deberá realizar una entrevista clínica y una correcta exploración física del área mandibular. Los síntomas del bruxismo incluyen:

Dolores de cabeza, migraña y jaquecas

Dolor al masticar

Dolores musculares de la cara, especialmente en la mandíbula y al despertarse

Dolor y tensión en el cuello que se puede irradiar a la parte superior de la espalda

Dolor de oídos

Alteraciones y/o pérdida del esmalte dental

Desgaste o fractura de los dientes

Traumatismo de las encías

Sensibilidad al frío y al calor de los alimentos

Insomnio

Cansancio generalizado debido al insomnio

Insomnio

Mal humor y tensión general

Estrés y ansiedad continuos

Ruido al frotar o rechinar los dientes

Dolor e inflamación de las encías

Retracción de las encías

Ponemos solución a tu bruxismo en la consulta de la Dra. Elena Berezo. Primera consulta gratuita Primera consulta gratuita

CONOCE LAS DIVERSAS CAUSAS DEL BRUXISMO

Aunque existen múltiples estudios sobre las posibles causas del bruxismo, actualmente se desconoce el origen de esta patología. Sin embargo, hay muchos factores dependientes del paciente y de su entorno que pueden desencadenar su aparición:

Estrés
Ansiedad
Nerviosismo
Preocupación
Insomnio
Estimulantes: café, té, alcohol, tabaco, drogas
Factores genéticos
Malos hábitos de sueño
Malos hábitos de alimentación
Alineación inadecuada de los dientes
Consumo de ciertos fármacos

BÓTOX: EL TRATAMIENTO MÁS EFECTIVO PARA EL BRUXISMO

¿EN QUÉ CONSISTE EL TRATAMIENTO?

Mediante la inyección de bótox en el músculo masetero, encargado de la masticación, logramos relajar dicho músculo y aliviar la presión producida por este acto involuntario de frotar o rechinar los dientes.

Es un tratamiento rápido, sencillo y casi indoloro que no requiere anestesia ni tiempo de recuperación. Si el paciente lo desea podemos aplicar anestesia tópica para aliviar las pequeñas molestias que puedan surgir.

El efecto del bótox comienza a los 3-4 días de haber realizado el tratamiento y alcanza el momento de mayor efecto a partir de los 15 días aproximadamente que se traducirá en una sensación de relajación de dicho músculo y alivio de los dolores de cabeza y cuello que presentaba el paciente. El efecto del bótox dura entre 6 y 12 meses por lo que es recomendable realizar este tratamiento 1 ó 2 veces al año, según la necesidad en cada paciente, para evitar que vuelvan a aparecer los síntomas del bruxismo.

OTROS BENEFICIOS DEL BÓTOX PARA TRATAR EL BRUXISMO

 El tratamiento de bruxismo con bótox no solo va a aliviar los síntomas derivados del mismo, sino que también tiene resultados estéticos muy satisfactorios para el paciente. La excesiva contracción del músculo masetero encargado de la masticación hace que aumente su tamaño por lo que, tras la infiltración del bótox, conseguimos relajar el músculo y que recupere su tamaño habitual haciendo que el rostro se vea más delgado y esculpido. Esto, a su vez, produce un efecto de aumento y definición de pómulos simulando una armonización facial completa.

Es importante recordar a los pacientes que el bótox no modifica la expresión de nuestros gestos y que, si se utiliza por médicos expertos y en cantidades adecuadas, se consiguen resultados sorprendentes y muy satisfactorios para nuestros pacientes.

bruxismo chamberí

CUIDADOS Y RECOMENDACIONES EN TU DÍA A DÍA

La administración de bótox para tratar el bruxismo es el tratamiento más rápido y efectivo de tratar los factores desencadenantes y los síntomas del mismo. Tras el tratamiento, la Dra. Elena Berezo informa al paciente sobre los cuidados y recomendaciones posteriores indicados en este tipo de tratamiento:

No manipular ni masajear la zona tratada durante las 24 horas posteriores al tratamiento.
No tumbarse durante las 4 horas posteriores al tratamiento.
No realizar ejercicio físico en las 24 horas posteriores al tratamiento.
Evitar zonas con exceso de humedad como gimnasos, saunas, spas o peluquerías en las 24 horas posteriores al tratamiento.
Evitar el consumo de medicamentos como la aspirina por su efecto antiagregante.

Evitar comer alimentos muy duros.
Evitar tomar en exceso alimentos estimulantes: café, té, alcohol.
En caso de ser fumador, disminuir la cantidad de cigarrillos diarios.
◗ Es importante que el paciente duerma bien y, para ello, es recomendable no hacer ejercicio físico o cualquier otra actividad estimulante 2-3 horas antes de conciliar el sueño.
◗ Es recomendable la práctica de ejercicios de relajación como el yoga facial.

medicina estética chamberí, botox chamberí

¿ES POSIBLE CURAR EL BRUXISMO?

Estudios recientes concluyen que no existe ningún tratamiento que pueda curar el bruxismo, sin embargo, gracias a los avances en Medicina Estética, es posible tratar el exceso de actividad del músculo afectado en el bruxismo y así eliminar los síntomas que produce, como dolores de cabeza, cuello y mandibulares, y evitar el desgaste de la dentadura.

En la consulta de la Dra. Elena Berezo tratamos el bruxismo de forma rápida y efectiva mediante la inyección de bótox para que te olvides de este problema y de los terribles dolores que lleva asociados y que recuperes tu calidad de vida y el decanso que necesitas.

El tratamiento de bótox para bruxismo ha demostrado ser el más eficaz y duradero de todos los realizados actualmente para tratar el bruxismo y eliminar sus síntomas. Pide tu primera cita de valoración y diagnóstico gratuita en la consulta de la Dra. Elena Berezo en Madrid.

RESULTADOS DE ESTUDIO CLÍNICO SOBRE LA EFICACIA DEL BÓTOX EN EL BRUXISMO

El objetivo de dicho estudio fue investigar el efecto relajante inducido por la inyección del bótox en los músculos encargados de la masticación y su relación con el alivio de los síntomas referidos por los pacientes con bruxismo.

Se realizó a 25 pacientes, mujeres entre 24 y 67 años desde septiembre de 2018 a marzo de 2019. Los controles de evaluación se realizaron a las 2 semanas y a los 4 meses de haber realizado el tratamiento de bruxismo con la inyección de bótox.

Se realizaron diversas pruebas para la evaluación y seguimiento del paciente entre ellas, fotografías digitales y valoración del índice de desgaste dental y del grosor de los músculos masticadores en reposo y en contracción a través de una ecografía.

 Los síntomas y signos derivados del bruxismo incluyen dolor de cabeza, cuello y espalda, dolor mandibular al masticar o en reposo, dolor de oídos, limitación de la apertura de la boca si existe afectación de la articulación, desgaste de las piezas dentales, entre otros.

Conclusiones: El 100% de las pacientes tratadas notaron una mejoría significativa tras el tratamiento con bótox y, de ellas, el 24% quedaron libres de bruxismo. Además, se observó en las fotografías que disminuyó el grosor de los músculos masticadores produciendo un afinamiento del rostro de las pacientes. Ninguna paciente informó de cambios en su expresión facial.

¿Quieres saber más sobre nuestro tratamiento de bruxismo?

Pide una cita GRATIS sin compromiso con nuestra doctora Elena Berezo, especialista en medicina estética para evaluar tu caso de manera personalizada y explicarte los beneficios que puedes conseguir.

    Para enviar el formulario tiene que hacer check en la casilla "No soy un Robot"

    TESTIMONIOS

    Eliminar Bruxismo con Botox

    Con sólo una sesión la DRA. ELENA BEREZO eliminó mi problema de BRUXISMO 

    Andrea

    Bruximo y sus recomendaciones

    En sólo un día me aplico el botox y esa misma noche descanse mucho mejor

    Ana

    Causas del Bruxismo

    Yo sufro de ansiedad y estrés. La dra. ELENA BEREZO especialista en MEDICINA ESTÉTICA me puso el botox y me elimino el problema de apretar la boca.

    Carmen Pérez