fbpx
botox precio botox antes y después

10 cosas que debes saber antes de un Botox facial

10 cosas que debes saber antes de un Botox facial

 

La medicina estética está a la orden del día. Es por ello por lo que, seguramente, has oído hablar de tratamientos faciales con Botox, para aumentar pómulos, agrandar los labios…
Si estás interesada en este tema, más concretamente en elBotox facial,  ¡sigue leyendo! A continuación, te contamos las 10 cosas que debes tener en cuenta antes de iniciar este tratamiento.

1. Pide opinión a médicos estéticos expertos en botox

 

Si bien es verdad que la información sobre estos procedimientos abunda y la podemos encontrar en un solo clic, lo ideal es que un profesional te asesore.
En la Clínica de Medicina Estética de la Doctora Elena Berezo te asegurarás de que el Botox es el tratamiento que necesitas. Será tan rápido y sencillo como mirar e inspeccionar tu rostro.
De esa manera, podrás saber qué precisa tu piel. Por ejemplo, hay casos en los quese puede complementar el Botox con un relleno en áreas donde hay arrugas más profundas.

2. Ponte en manos de especialistas en botox

Aunque parezca obvio, es algo que no siempre se tiene en cuenta. Y es que un tratamiento de medicina estética es algo con lo que hay que tener sumo cuidado, así que elige a tu profesional minuciosamente.
En nuestra clínica de medicina estética, tendrás la garantía de que la persona que has elegido sea un doctor acreditado y, además, que tenga experiencia en medicina estética facial.
Es interesante que pidas ver trabajos previosdel especialista. Y es que los resultados no son iguales para todos:la pericia del médico, su técnica y las características del paciente hacen que todos y cada uno de los casos sean únicos.

3. Sé honesta

Es perfectamente comprensible que, acudiendo a una clínica de medicina estética por primera vez, estemos abrumadas y queramos pretender saber todo. Pero este puede ser un error grave si fingimos ser alguien que no somos, ya que hay contraindicaciones en este tratamiento, como en cualquier otro.
Tendrás que confirmar si es tu primera vezsometiéndote a un tratamiento de Botox, si estás embarazada o si tienes alguna enfermedadneuromuscular o alguna alergia.
En nuestra clínica encontrarásla confianza suficientecomo para ser totalmente transparente.

4. Toma precauciones previas al tratamiento del botox

Aunque esto te lo comentará la doctora Elena Berezo en cuyas manos vas a dejar tu rostro, es imprescindible que sigas unaspautas unos días antes del tratamiento. De lo contrario, la toxina quizás no penetre tanto como debería en los tejidos. Estas precauciones son:
  • No tomar ningúnmedicamento que pueda afectar a la coagulación, por ejemplo, la aspirina. En caso de que la estés tomando, como hemos comentado anteriormente, has de decírselo a tu médico.
  • Es mejor sino ingieres alcohol ni usas antiagregantes.
  • Es preferible queno tomes suplementos nutricionalesque alteren la coagulación, como el ajo o la vitamina E. Si ingieres estos elementos, es más probable que te aparezcan moratones.

 

5. Sigue las pautas posteriores

 

Tan importante como prepararte para el tratamiento de Botox facial es cuidarte tras este. Más que recomendaciones, son prohibiciones expresas:

  • No comprimas la zona. Tendrás que tener cuidado con, por ejemplo, los cascos.
  • Unas horas después al tratamiento, no te laves el pelo bocabajo.
  • No masajees la zona en las próximas 24 horas.
  • Nada de piscinas o saunas.
  • Prohibida la ingesta de alcohol.
  • No te tumbes unas horas después del tratamiento.
  • Y, mucho menos, realices actividad física. Especialmente aquellas en las que hay que inclinar la cabeza hacia abajo, como en el yoga.

6. Sé realista con el tratamiento y el resultado del botox

 

La sociedad nos pone las expectativas por las nubes. Esto puede ser dañino para nuestra autoestima. Así que lo mejor es que tengas una visión realista del tratamiento del botox y del resultado del tratamiento del botox.

De todas formas, para acercarte lo máximo posible al efecto deseado, tendrás que ser clara, sin escatimar en detalles, cuando hables con tu médico.

 

7. Botox duración

 

Este aspecto a tener en cuenta está algo ligado con el anterior. Tienes que saber que el Botox eliminará tus arrugas durante unos meses. Si vas con la idea de que es un tratamiento para toda la vida, tienes que rebajar tus expectativas.

¿Cuánto suele durar?, te estarás preguntando. Pues bien, lo suyo es que dure entre 3 y 4 meses en perfecto estado. Y ya en el quinto y sexto mes, los efectos del tratamiento van desapareciendo. Tras este periodo de tiempo puedes volver a empezar el proceso.

 

8. Efectos secundarios de botox

 

Como casi cualquier tratamiento, ya sea de medicina “regular” o de medicina estética, trae consigo efectos no deseados. No hay que alarmarse, pero si alguno parece fuera de lo normal, siempre puedes preguntar a tu doctor de confianza.

Es común que, unas horas tras el tratamiento, haya dolor de cabeza. También hay otros efectos temporales, como la retención de líquido en el párpado inferior en el caso de los tratamientos de patas de gallo con Botox. Aunque esto se puede minimizar utilizando algún que otro producto especializado.

En los tratamientos de las arrugas de la frente, hay un 1% de probabilidad de que los párpados superiores queden caídos.

 

9. Seguramente repitas

 

Si conoces a alguien que ha utilizado alguno de estos tratamientos faciales con Botox, sabrás que la tendencia es repetir. Y es que, actualmente, se considera el elixir de la juventud. La mejora estética, los beneficios que conlleva y la satisfacción que genera, lo convierten en objeto de deseo.

 

10. En el equilibrio está la virtud

 

Aunque lo habitual y recomendado es repetir, hay que saber cómo y cuándo. Es decir, si hacemos un uso indiscriminado de este tratamiento, podemos conseguir un rostro artificial, para nada natural.

Lo podemos ver en muchas famosas, que han abusado de los tratamientos faciales con Botox y, como consecuencia, ahora parecen muñecas inexpresivas. 

En definitiva, este tipo de tratamientos tiene numerosas ventajas y, si estás interesada, ¡puedes ponerte manos a la obra! Siempre y cuando tengas en cuenta las pautas mencionadas, además de las que recibas de parte de tu médico, el resultado será más que satisfactorio.